DARÍO PÉREZ FLORES

Nacido en 1936 en la Cordillera de los Andes, Darío Pérez-Flores estudió en la escuela de Bellas Artes en Valencia y en la Universidad Central de Venezuela. Se unió al movimiento óptico en 1970; en ese mismo año se traslada a Francia para culminar en 1973 sus estudios de Artes Plásticas en la Universidad de Vincennes-París VIII, bajo la dirección de Frank Popper. Actualmente reside y trabaja en París.

Para Pérez-Flores el color actúa inicialmente como vehículo para la creatividad, la percepción, el espíritu y el sistema. Luego de los primeros trabajos en escultura, elementos móviles en metal y acrílico, elaboró sus primeros relieves, tramas móviles accionados por motores, cuyas líneas se mueven al mismo tiempo en sentido vertical y horizontal sobre un fondo, modificando de esta manera la relación espacio-profundidad-color. Durante los años 80 el artista venezolano comenzó a agregar colores a sus pinturas secuenciales, nombrando la serie «Prochromatique». Estos trabajos crean una vibración óptica sutil que atrae al espectador hacia su centro, estimulado por una emoción visual y misteriosa.

La serie de trabajos diagonales, dinámico-cromáticos, creados en los inicios de los años 90, demostró estos aspectos particulares de la teoría del color del artista, especialmente la función del color como medio sutil en la realización del fenómeno del espacio ligado al dinamismo cinético del trabajo. En su planteamiento reciente, Pérez-Flores intenta superar sus estructuras matemáticas con una manipulación ilustrada del espacio ofreciendo un sistema de la plasticidad formal. Las pinturas exhiben un movimiento simulado, que se alcanza a través de la combinación de líneas coloridas pintadas en paneles con barras secuencialmente suspendidas, paralelas a la superficie de la pintura. Su obra ha sido expuesta en diversos países como Venezuela, Francia, Suiza, Alemania, Bélgica, Italia y Brasil.

Prochromatique No. 1096, 2013.

Vibration Sur Carres No. 1590, 2006